El cortisol es la hormona del estrés que en situaciones de alarma acelera la frecuencia cardiaca, aumenta los niveles de glucosa en sangre, disminuye la formación ósea y ayuda al metabolismo de grasas, proteínas y carbohidratos.

Pero por las condiciones de vida acelerada y estresada que llevamos, especialmente en las grandes ciudades, los niveles de cortisol se disparan de manera prolongada en el organismo ocasionando cambios en el comportamiento y síntomas físicos tales como:

  • Falta de sentido del humor
  • Irritabilidad constante
  • Sentimientos de ira
  • Ganas de llorar
  • Cansancio permanente aunque no hagamos nada
  • Dolores de cabeza
  • Palpitaciones
  • Hipertensión
  • Dolores o calambres musculares
  • Falta de apetito o gula desmesurada
  • Disminución de las defensas
  • Entre muchos otros…..

¿Te identificas???

Anuncios